Rentas vitalicias – octubre

Rentas vitalicias – octubre

Existen en el mercado financiero y asegurador, diferentes productos con nombres comerciales atractivos, para incluir las clásicas rentas vitalicias. Nosotros, los actuarios, podemos valorar el importe mensual que puede cobrar una persona mientras viva y mediante el pago de su prima correspondiente. O, dicho de otra forma, a partir del importe inicial de la prima, podemos determinar cuál será la renta que cobrará si continúa con vida.

La transferencia del riesgo positivo de vivir mientras más tiempo mejor es asumida por la entidad aseguradora que asegura un colectivo suficiente para gestionar sus obligaciones. Los factores técnicos, tablas de supervivencia, tipo de interés de la operación y gastos de gestión, son esenciales siempre que el volumen de rentas vitalicias sea de grandes números. En caso contrario, sería igual que jugar en el casino.

En la práctica, en la mayoría de los casos, las rentas vitalicias son contratadas con otras coberturas. Normalmente, con la cobertura de fallecimiento, con prestaciones determinadas inicialmente, no demasiado frecuente, o prestaciones en caso de muerte del primer asegurado, quien cobra la renta garantizada, que serán el resultado de la gestión por parte de la entidad aseguradora de las inversiones del contrato. Para este último supuesto, el riesgo de la inversión no es de la entidad aseguradora sino del tomador del contrato y / o de sus beneficiarios. Hay que asesorarse por profesionales independientes, con el objetivo de contratar el producto conforme a los intereses del cliente y no formar parte del colectivo de los grandes números que garantiza la equivalencia actuarial de todos los asegurados y de las ganancias de la entidad aseguradora.

Las rentas vitalicias, si la entidad aseguradora no vincula ninguna cartera de activos, el tipo de interés máximo que puede ofrecer es del 0,54% al año 2021, que son 5 décimas menos que el año 2020. Esta tendencia es la habitual de los últimos años en el mercado financiero de tipos de interés. Pero los factores fundamentales, como lo es la inflación, aunque no haya consenso si será temporal o permanente, ya está repercutiendo en los tipos de interés superior. El referente de la deuda española a 20 años, del 1,00%, se ha doblado el último año.

Un hombre y una mujer, de 65 años, que vive en pareja, con peso normal, que fuma y bebe alcohol de forma ocasional, y que practica deporte regularmente, sin casi nunca estrés, vivirá hasta los 85 años y 88 años, respectivamente. Esto significa que, por cada 100.000 euros, el hombre puede cobrar una renta mensual mientras viva de 400 euros y la mujer de 360 ​​euros. Si el tipo de interés continúan subiendo, los importes de la renta también. La regla general será aquella que, si el producto atractivo que ofrecen se aleja excesivamente de los importes de la renta vitalicia, no sólo hay cobertura de supervivencia sino también otras coberturas como prestaciones por muerte.

Back