Nueva estrategia de Política Monetaria del Banco Central Europeo

Nueva estrategia de Política Monetaria del Banco Central Europeo

El Gobernador del Banco de España explicó el pasado día 17 de septiembre, en la escuela de negocios de Barcelona IESE, la nueva estrategia de política monetaria del Banco Central Europeo. La nueva estrategia fue publicada por el Consejo de Gobierno del BCE el 8 de julio, el cual considera que la mejor forma de mantener la estabilidad de precios es tener un objetivo de inflación del 2% a medio plazo. Este objetivo del 2% es simétrico, a diferencia de lo que ocurría hasta la aprobación de la nueva estrategia.

Según el Gobernador del Banco de España, la razón principal que ha motivado la revisión de la estrategia ha sido las sucesivas inflaciones por debajo del 2% durante los últimos años. Desde el año 2013, la inflación en la zona Euro nunca ha estado por encima del 2%, como se observa en los siguientes datos:

  • 2013: 0.85%
  • 2014: -0.17%
  • 2015: 0.09%
  • 2016: 1.10%
  • 2017: 1.34%
  • 2018: 1.52%
  • 2019: 1.33%
  • 2020: -0.27%

Añadir la simetría al objetivo de inflación del 2%, significa que el BCE no deberá actuar para combatir, con políticas monetarias específicas, inflaciones superiores, a diferencia de lo que ocurría hasta ahora, porque el objetivo a medio plazo es tener una inflación compensada por periodos, con incrementos de precios superiores que compensen los incrementos significativamente inferiores del período 2013-2020.

El último Índice de Precios al Consumo Armonizado (IPCA) de la Zona Euro correspondiente al mes de agosto ha sido del 3%. Inflaciones del 3,28% anual para los próximos años, para el periodo 2021-2029, serían incrementos de precios compatibles con la nueva estrategia del BCE.

Si los tipos de interés ya excesivamente bajos, incluso negativos según países y plazos de la deuda, habían constituido una gran dificultad para los ahorradores, ahora, con inflaciones permitidas positivas, su pérdida de poder adquisitivo puede ser muy importante, llegando incluso al 30% negativo a medio plazo.

Habrá que trabajar de forma diligente, y siempre asesorados por profesionales, para revertir esta situación y poder ayudar a los ahorradores a transformarse en inversores que consigan rentabilidades positivas superiores a la inflación, minimizando el riesgo.

Esta situación ha sido provocada, una vez más en nuestra historia económica occidental, por la excesiva deuda de los gobiernos. El bienestar de nuestras sociedades ha avanzado de forma exponencial, pero ahora toca deshacer los desequilibrios, antes de volver a impulsar la economía.

Back