Ahorro-inversión

Ahorro-inversión

La falta de cultura financiera en España es evidente. Sólo hay que ver los estudios publicados de ahorro e inversión en el estado español. La inversión sigue siendo predominante en activos inmuebles y depósitos bancarios, el primero, de limitada liquidez y, el segundo, de casi nula rentabilidad. La seguridad es el factor más importante de decisión.

Otro aspecto destacado es la falta de asesoramiento financiero independiente. Antes de comprar una vivienda o un depósito bancario, muy pocos contratan asesores financieros para tomar las decisiones correctas de riesgo, rentabilidad y coste fiscales. Hoy en día todavía es desconocido para la mayoría cómo funciona la exención fiscal por reinversión en la vivienda habitual. Es por ello que los grandes beneficiarios son la hacienda pública española y la banca. Mientras sea así, se hace difícil que la cultura financiera mejore y que la gente pueda invertir con mejores parámetros de rentabilidad financiera, fiscal y riesgo.

Ahora en temporada de declaración de la renta de las personas físicas, serán pocos los contribuyentes que no tributarán por las aportaciones de sus empresas a seguros colectivos de compromisos por pensiones, que no han sido imputadas fiscalmente.

Los que tienen derecho, no tendrán que declarar hasta 100.000€ en las aportaciones hechas a su favor y no tendrán que pagar impuestos. La capitalización con rentabilidad llamada de tipo de interés compuesto hará que el capital año a año se capitalice sobre la totalidad y no sobre el capital neto de pago de impuestos.

No es lo mismo tener una rentabilidad del 10% sobre 100.000€ que el 10% sobre el neto fiscal de 100.000€. En el primer caso, el capital resultante es de 110.000€, mientras que en el segundo caso el capital resultante es de 55.000€. Si la multiplicación perdura todo el tiempo hasta la jubilación, las diferencias son abismales.

Back